Si bien el gas fue lo primero que se usó para iluminar la calle de una ciudad, la electricidad pronto se coronó como la reina de las fuentes de energía. Sin embargo, hoy en día, sobre todo por temas de sostenibilidad y economía, el gas natural está volviendo a posicionarse como la energía favorita en los hogares españoles.

 

Opciones de fuentes de energía en tu vivienda

Seguramente el tipo de energía que se usa en tu vivienda para el agua caliente, la calefacción o la cocina es algo que no has decidido tú. Las opciones que existen, a día de hoy, son las siguientes:

  • Electricidad: la más usada hoy en día, aunque su precio es elevado.
  • Propano: gas licuado del petróleo que se encuentra disponible en diferentes estados, como puede ser en botella, canalizado o como depósito a granel.
  • Butano: el más usado en climas cálidos que no requieren de mucho uso. Se almacena en botellas.
  • Gasoil: otra opción en depósito aunque es muy contaminante y requiere de mucho mantenimiento.
  • Gas natural: suministro limpio, económico e ininterrumpido.

 

 

Instalación de gas natural en tu vivienda

Si en tu vivienda dispones de la electricidad como fuente de energía para el agua caliente o la calefacción y quieres cambiar esa instalación por una instalación de gas natural te contamos todo lo que necesitas saber sobre cómo realizar dicho cambio.

 

Trámites para cambio de instalación de electricidad a gas natural

Ante todo deberemos asegurarnos de que la red abastece a nuestro hogar de gas natural. Hoy en día no todos los lugares de España poseen abastecimiento de gas natural.

Una vez que hayamos comprobado que el suministro alcanza nuestro hogar, deberemos ponernos en contacto con la distribuidora de la zona, la cual nos proporcionará un presupuesto de instalación de gas natural y una memoria técnica.

Como la acometida se coloca bajo la vía pública se requiere que se reponga la vía pública al mismo estado anterior lo que hace que aumente el costo de la obra y que se requiera un permiso de las autoridades para suspender el suministro durante la obra. Las distribuidoras suelen hacer las acometidas pagándolas ellas y luego cobrar el alta al cliente cuando requiere de suministro.

Cuando ya tengamos la obra finalizada, el instalador nos dará un Certificado de Instalación y se emitirá el código CUPS (Código Unificado de Punto de Suministro), los cuales serán indispensables para poder dar de alta el gas natural.

 

Tipo de instalación de gas natural

Dependiendo del tipo de inmueble que se vaya a conectar al suministro existen dos tipos diferentes de instalación receptora, común o individual, aunque ambas requieren de una acometida. La acometida es la conexión entre la instalación del inmueble y la red de distribución de la compañía distribuidora.

En los edificios nuevos hoy en día ya suele haber acometida de gas ya que es más fácil crear la acometida durante las obras del edificio.

 

Instalación Receptora Común

Es aquella que se realiza en comunidades de vecinos y edificios. Se conecta a la toma general de acometida y, después, cada vivienda hará su instalación receptora individual.

Si el edificio posee calefacción o agua caliente centralizada, al hacer la Instalación Receptora Común es necesario llevar la canalización hasta el cuarto de la caldera general.

Para realizar este tipo de instalación es necesario que una tercera parte de los vecinos estén a favor.

Instalación Receptora Individual

En este caso es la instalación a realizar en cada piso o en una vivienda unifamiliar. Antes de realizarla hay que comprobar que existe la receptora común. En ese caso, simplemente habrá que realizar una canalización interna y conectarla a la central.

En este tipo de instalación se coloca un contador individual fuera de la vivienda y, una vez que se compruebe que está todo correcto, sólo hay que finalizar la conexión IRC-contador.

En el caso de un unifamiliar, la IRI se conecta directamente a la red. Al construir este tipo de viviendas no se suele realizar acometida, por ser algo muy caro, por lo que se deberá hacer la acometida primero.

 

Precio de la instalación de gas natural

La instalación de gas natural no tiene un precio fijado debido a que cada tipo de inmueble tendrá un tipo de necesidades y consumo diferentes. Además, dependiendo del tipo de instalación, el tamaño de la vivienda o el número de radiadores por ejemplo, el coste variará.

Lo recomendable es mirar diferentes presupuestos y realizar la instalación con empresas oficiales y con buenas credenciales, piensa que es una obra que puede llegar a los dos mil quinientos euros.

Sin embargo, no sólo la instalación de gas natural tiene coste. Una vez que tengamos la instalación terminada, dar el alta de gas también tendrá un coste que dependerá de aspectos como la Comunidad Autónoma.

 

Plazos de la instalación de gas natural

La realización de este tipo de instalación implica el cumplimiento de una serie de requisitos cuyos plazos puede variar debido a aspectos como la localización y el estado del inmueble, algunos plazos suelen ser más o menos iguales:

  • Instalación Receptora Común: suele tardar entre treinta y noventa días laborables.
  • Conexión de la Instalación Receptora Individual a la Instalación Receptora Común: unos quince días hábiles. En el caso de una vivienda unifamiliar donde sólo hay que contar la IRI a la red de suministros se suele tardar entre treinta y noventa días laborables.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *